Casona Jersey

La Casona Jersey se inauguro en el año 2001. Un conjunto de construcciones emplazadas en una zona de cultivos y praderas que aun hoy se conservan casi intactos, compusieron el casco de una antigua estancia que fuera propiedad de la familia de don Juan Olivera, que en sus orígenes llegaba desde el río Escobar hasta el río Luján.

Al frente de la población encontramos un cerco construido con hierros forjados y madera dura que separa el caserío del otrora inmenso y agreste paisaje pampeano.

La vivienda que se desarrolla en forma de U con frente al norte está compuesta por tres módulos cuyos orígenes corresponden a ampliaciones sucesivas. Los muros están asentados en barro y los del frente y contrafrente son de un espesor de 55 cm, mientras que los interiores lo son de 35 cm, con ladrillo vista al exterior y muros revocados a la cal en su interior.

En tanto, los pisos de los ambientes son de baldosas cerámicas originales artesanales de fabricación nacional.

Esta típica casa de campo de principios del siglo XX, restaurada por el arquitecto Gustavo Borlasca, manteniendo estilo, materiales y distribución originales, alberga las salas que hoy componen el museo.

En ellas se exponen libros, documentos, testimonios, láminas, catálogos, cuadros, pedigries, fotografías, utensilios y souvenirs relacionados con la raza y recopilados mediante una ardua labor de muchos años con el aporte de criadores y asociaciones de criadores de todo el mundo.

La Isla de Jersey, Estados Unidos, Japón, Nueva Zelanda, Australia, Canadá, Dinamarca, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala y Uruguay han colaborado mediante el envío de material que con orgullo exhibe nuestra asociación a los visitantes.

La Casona es sede de asambleas, reuniones de criadores y remates especiales de la raza, y se encuentra abierto al público especializado, concertando previamente horarios con la Asociación de Criadores de Jersey.